Crisis humanitaria en subregiones de Antioquia

Quiero dejar constancia hoy en esta comisión sobre la grave situación y el constante deterioro del orden público que se han presentado en algunos municipios del departamento de Antioquia, situación que sin duda afecta de manera directa a las subregiones que deberían estar transitando los caminos de la reconciliación y la paz. En los últimos 15 días se han presentado hechos violentos que han generado miedo en las comunidades y  han encendido las alarmas ante la posibilidad del retorno de la violencia que en el pasado dejo cientos de víctimas.

En menos de 15 días se han presentado dos masacres en la Subregión del Suroeste Antioqueño que deja como saldo 6 víctimas entre las cuales hay menores de edad. El primer hecho violento ocurrió en la vereda Cañaveral del municipio Andes, allí perdieron la vida tres jóvenes de 19, 27 y 14 años de edad. El segundo hecho violento ocurrió en el municipio de Venecia en el barrio Los Álamos allí perdieron la vida tres jóvenes entre los  17, 18 y 19 años de edad.

En la Subregión del Nordeste Antioqueño, en el municipio de Segovia, el 30 de Agosto fue víctima de una incursión armada los habitantes del corregimiento Campo Alegre. Hombres al aparecer de las Autodefensas Gaitanitas hicieron disparos, pintaron grafitis y atemorizaron la comunidad.

En el municipio de Taraza en el Bajo Cauca Antioqueño los desplazamientos y la violencia han continuado en aumento. El 30 de Agosto grupos armados asesinaron a la lideresa Sandra Mable Banda Meneses quien era la presidenta de la Junta de Acción Comunal del Barrio el Paraíso del corregimiento la caucana del Municipio de Taraza.

Días antes fueron desaparecidos y asesinados en el casco urbano del municipio de Taraza Wilmer Andrés Ramírez Martínez y Edil Alfonso Ramírez Martínez, dos jóvenes de 17 años de edad encontrados con signos de tortura.

Ante esta situación hago un llamado a las instituciones y autoridades encargadas de velar por la protección de la vida y la seguridad de las comunidades para que redoblen esfuerzos y protejan de manera efectiva a los líderes sociales y los jóvenes del departamento de Antioquia y el país.