Familias desplazadas se asientan en Bello, Antioquia.

En la vereda Guasimalito, sector peaje de Niquía, en el municipio de Bello, hace más de un año está ubicado un asentamiento de familias desplazadas del Bajo Cauca y Tierra Alta, Córdoba; en un predio propiedad de la Gobernación de Antioquia. En varias ocasiones, estas familias han sido víctimas de desalojo forzoso por parte de la fuerza pública, sin que aún exista una solución efectiva por parte de la administración municipal o departamental.

El día de ayer, nuevamente se presentó un hecho de desalojo que afecta un grupo de 35 familias, entre las que se encuentran ancianos, madres embarazadas, madres lactantes, madres cabeza de hogar, personas con discapacidad y más de 40 menores de edad. Hasta el momento, no hay una solución de reubicación para la comunidad ni de atención a las necesidades alimentarias, económicas, higiénicas, sanitarias y de vivienda de estas familias. La Policía de Infancia y Adolescencia pretendía llevarse los menores de edad para un albergue; acción que fue detenida por colectivos de derechos humanos presentes en el lugar.

Hacemos un llamado a la Personería y Defensoría para que se atienda a estas familias, de manera que no resulten revictimizadas, más aún en las situaciones actuales de pandemia, donde el bienestar de la ciudadanía se ha visto amenazado por la falta de garantías para una vida digna.