¡La violencia es el peor virus que hoy ataca al Bajo Cauca!

Como Representante a la Cámara por Antioquia, quiero dejar constancia de la grave violación de derechos humanos que se vive en el Bajo Cauca particularmente en el municipio de Cáceres.
Como es de amplio conocimiento, la subregión del Bajo Cauca fue priorizada para el Acuerdo Final de Paz, sin embargo no ha sido posible avanzar en la construcción de paz pues hoy la disputa por el control territorial por parte de grupo armados ilegales se agudiza quedando la población campesina en medio del enfrentamiento.


El 18 de abril de 2021 fueron desplazadas 35 familias de la vereda El Algarrobo del municipio de Cáceres, mujeres y hombres fueron obligados a salir como se dice coloquialmente “con lo que llevaban puesto”. La Alcaldía y la Fuerza Pública manifestaron a las personas desplazadas que el domingo 19 de abril se realizaría un acompañamiento militarizado para que sacaran sus pertenencias, pero solo algunas personas pudieron hacerlo, por el temor que implicaba volver a sus residencias.


Las amenazas son permanentes, la comunidad del municipio vive en constante zozobra; en Semana Santa estos actores armados anunciaban una masacre, hechos que se habían denunciado a la Personería Municipal. Estos hechos suceden en una subregión altamente militarizada, es evidente que la presencia exclusivamente de la Fuerza Pública no es la respuesta que esperan quienes habitan el Bajo Cauca.


Es por ello que hago un llamado al Gobierno Nacional, a la Fuerza Pública, a la Fiscalía General de la Nación, a los entes de control y a todas las entidades responsables de la materialización del Acuerdo Final de Paz en particular la Unidad de Investigación y Desmantelamiento de las Organizaciones Criminales y quienes tienen bajo su responsabilidad la ejecución del Programa Integral de Seguridad y Protección para Comunidades y Organizaciones en los Territorios para que cumplan en su implementación y se haga un acompañamiento integral a las comunidades del Bajo Cauca.


Desde diferentes escenarios como bancada del partido Comunes hemos venido insistiendo en que la implementación integral del Acuerdo de Paz, es esencial para frenar la violencia que se vive el diferentes regiones del país. La construcción de la Paz Territorial sólo será posible si se materializan los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), el Programa Nacional Integral de Sustitución del Cultivos Ilícitos (PNIS), el Sistema Integral de Seguridad para el Ejercicio de la Política; la Unidad Especial de Investigación y Desmantelamiento de Organizaciones Criminales; y el Programa Integral de Seguridad y Protección para Comunidades y Organizaciones en los Territorios.


¡La violencia es el peor virus que hoy ataca al Bajo Cauca!